jueves, 10 de octubre de 2019

Oda a la tiza blanca

Miro mis dedos
y aun
veo tu huella
y sigues ahí
en tu rincón,
esperas paciente
las manos
que te acaricien
y dibujen:
una casa,
una muñeca
o hagan una división.
Y a tu lado 
las de colores.
La amarilla
presume
de ser sol, 
la roja de ser vena,
los azules 
se reparten
el mar y los ríos, 
las verdes 
compiten 
por ser 
la más jugosa de las lechugas. 
Y todas 
se enorgullecen
de no estar al alcance 
de cualquiera.

Tú, tiza blanca,
a veces por el suelo,
hace integrales,
calcula el rozamiento
de la piedra 
que cae 
por un plano inclinado,
escribe la fórmula
del ácido nitroso
o del sulfito de cinc.
Se siente Cervantes
al poner una tilde en su sitio
o Picasso
al dibujar una esfera.
Y la inunda el placer 
cuando 
el profesor de historia 
escribe 
nombres de reyes,
de batallas
y sus fechas.
Y se siente orgullosa
cuando la sueltan 
y mira la pizarra 
llena de teorías
que solo 
algún Newton 
perdido
entiende.                               
                                                          Chelo de la Torre
                                                          2019-09-26 


Nota :
Cuando al poco de jubilarme decidí seguir moviendo las neuronas y acudir a un taller de poesía, escribí una " oda a la tiza" que el profe rechazó por no ser ni oda, ni nada que se le pareciese.
Como una alumna disciplinada, eliminé todo lo que había escrito en espera de otra ocasión mejor.
Hace poco el profe nos propuso como ejercicio leer las " Odas de Neruda " e intentar hacer una nosotros y ese ha sido el resultado.

5 comentarios:

  1. Cada vez que te leo, siento no haber tenido una profe de Mate, como tú. Mis relaciones con las ciencias, serían de otra índole.

    ResponderEliminar
  2. Muy linda oda que me trae recuerdos..... Un gusto leerte siempre amiga. Saludos Chelo.

    ResponderEliminar
  3. Pues muy bonita tu oda y desde luego el tema muy original.
    Saludos Chelo.

    ResponderEliminar
  4. Precioso homenaje a la modesta e imprescindible tiza del aula, pero también lo es a una época que con tanto cariño y agradecimiento viví de niña.

    Puede que estés jubilada, pero jamás dejarás de ser docente. Me hubiera gustado haberte tenido como "profe"...me conformo con ser tu seguidora y que me aceptes.

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tus palabras maravillan mi alma de enamorada

    ResponderEliminar